Pesebre, novenas y villancicos, pero con una estética nórdica, un collage de tradiciones nuevas y antiguas, ecos del distante bullicio producto de la pandereta casera (tapas de gaseosa aplanadas) y maracas de semillas. Cánticos coloniales que anunciaban la llegada de la navidad. Hoy la cara de les niñes que piden música mas moderno, y asumen como castigo los ancestrales ritos.

Por jorge